Skip to main content

Al fin y al cabo, se trata de un tema cada vez más importante en un mercado en el que ganar y retener clientes es cada vez más difícil, en el que los startups ganan fuerza y las pequeñas empresas dejan atrás a las grandes. En resumen, la idea del intraemprendimiento es animar a los empleados a comportarse de forma empresarial dentro de las empresas, aunque no sean sus propietarios. Se trata de llevar el modelo de gestión y el comportamiento de los empresarios a las empresas.

La idea del intraemprendimiento es hacer que la empresa desarrolle un comportamiento emprendedor en sus empleados, no sólo para crear nuevos negocios, sino también para estimular el sentimiento de propiedad en cada uno de los empleados y que éstos construyan el futuro de las empresas.  Pero el gran reto es que no es fácil hacerlo. Para crear un contexto auténticamente empresarial en la empresa, deben darse simultáneamente 3 aspectos: el perfil de los empleados, la cultura organizativa y el papel de la dirección.

Cuando hablo del perfil del empleado, la idea es que tengamos con nosotros empleados que, a pesar de no ser los dueños directos de la empresa, tengan el comportamiento empresarial como si lo fueran. Al principio puede parecer ingenuo decir esto, pero es completamente posible. No todo el mundo quiere correr los riesgos e incertidumbres de tener su propio negocio, pero hay muchas personas que querrían convertirse en empresarios si esta inestabilidad se redujera. Y como diría Flavio Augusto, la estabilidad no existe, pero la inestabilidad del emprendimiento se puede reducir si eres empleado de una empresa y puedes emprender dentro de ella. Hablar del empleado es estimular su comportamiento emprendedor, permitir que cada uno de ellos construya el futuro de la empresa y tenga la actitud de transformar sus ideas en realidad, la actitud de cuestionar y proponer mejoras.

Pero de nada sirve contratar a empleados con este perfil si la cultura de la empresa no fomenta este tipo de comportamientos, la gente se sentirá atada y frustrada por probar cosas nuevas y luego no ver evolucionar sus ideas. Y este es el segundo gran factor, la cultura tiene que estar a favor del intraemprendimiento.

En un escenario en el que se promueve el intraemprendimiento, no hay lugar para la estructura tradicional de «mando y control», la empresa tiene que promover y apoyar el comportamiento emprendedor, y estar dispuesta a arriesgarse a cometer errores. Las empresas más innovadoras están dispuestas a asumir riesgos, de forma controlada, por supuesto, y sobre todo a aprender de sus errores. No hay ningún camino en el que el empresariado esté protegido de los riesgos de explorar nuevos negocios y nuevas formas de hacer lo que estamos acostumbrados a hacer. Hablar de cultura abre un capítulo gigantesco, que no es el objetivo de este artículo, pero no podemos hablar de intraemprendimiento sin hablar de cultura. Quienes hacen la cultura de una empresa son las personas que la integran, la cultura es el reflejo de la forma de pensar de estas personas y de sus valores. Por tanto, el fomento del intraemprendimiento nos lleva al tercer punto fundamental de esta historia: los líderes.

Si los líderes de las empresas no apoyan y promueven el intraemprendimiento, no se romperán los lazos existentes del statu quo. Los líderes tienen que fomentar la conversación entre las áreas, crear herramientas para fomentar la asunción de riesgos y una mentalidad de prueba. ¿Recuerdas que dijimos que ya no hay lugar para una cultura de mando y control? Los líderes tienen que dejar de querer saber todo lo que ocurre en la empresa, tienen que animar a sus empleados a tomar decisiones, al fin y al cabo, eso es lo que hace el empresario cada día. ¿Cómo queremos tener personas con actitud de propietarios si no pueden tomar decisiones y correr riesgos? Los dirigentes de las empresas deben estimular a sus empleados para que ayuden a construir el futuro de la empresa.

Lo que queremos es crear un entorno que permita y estimule el espíritu empresarial, permitiendo a los empleados desarrollar su faceta emprendedora. La creación de un entorno propicio para este tipo de cultura hará que su empresa experimente lugares diferentes a los que está acostumbrada, que tenga nuevas ideas de negocio y que mejore los procesos internos. No es fácil, pero te garantizo que tu empresa estará mucho más preparada para este nuevo mercado en el que vivimos y para el futuro.

Abrir chat
1
¡Hola como vas! ¿En que puedo ayudarte?